El arte de tomar un buen …


El arte de tomar un buen té.

   
   
     
   
     
     
 
 
 
 
El té contiene más de 4.000 elementos beneficiosos para el organismo. Se ha confirmado su papel en la prevención de la arterosclerosis, de la enfermedad cardiovascular y del cáncer. Además, también evita la caries y la retención de líquidos, siendo un buen aliado contra el sobrepeso.
 
     
 

      

La historia cuenta que el emperador chino Sheng Nung descubrió el té 2700 años A.C. Los ingleses, considerados en segundo lugar en el consumo de té, popularizaron la bebida en el siglo XV, cuando una publicación local, anotó los beneficios del té. La leyenda dice que William Penn, introdujo el té a las colonias inglesas a finales del año 1600, la primera fue Delaware.
 
Se proyecta que el consumo de té a nivel mundial aumentará de 1.97 millones de toneladas en 1995, a 2.7 millones de toneladas para el año 2005.
 
El té negro, té verde y té Oolong provienen de la planta del té (Camelia sinensis o Thea sinenesis). Son considerados los tés básicos, con cientos de variedades en sabor, color y concentración, basados en las propiedades y altitud de las tierras de cultivo, clima, la parte de la planta utilizada y el momento de su cosecha.
 
El té puede aumentar la densidad del hueso y ayudar en la prevención de la osteoporosis
Investigadores en Taiwan realizaron un estudio clínico retrospectivo (Archives of Internal Medicine Mayo-2002) con personas consumidoras de té por espacio de 10 años, comparándolas con no consumidores, concluyendo que aquellos que consumieron al menos dos tazas de té por día (té negro, verde o Oolong), tuvieron una densidad ósea 6.2% mayor que los no consumidores de té.
 
Los flavonoides presentes en el té, sustancia con efecto estrogénico y antioxidante, pueden estar relacionados con el anotado efecto de fortalecimiento de los huesos.
Investigadores daneses (American Journal of Clinical Nutrition Mayo-2002), encontraron una relación entre los consumidores de té y el riesgo de infarto del miocardio. En un estudio en 4.807 pacientes, mayores de 55 años. Durante el tiempo del estudio (5.6 años), 146 pacientes tuvieron un infarto, 30 de los cuales fue mortal. El riesgo relativo de los pacientes que consumieron al menos 3 tazas de té por día, fue el 50%, comparado con los no consumidores de té. Hallazgos similares fueron anotados en un estudio de 4 años publicado por investigadores en Boston, con 1900 pacientes.
 
Té verde
El té verde contiene cuatro polifenoles, comúnmente llamados catequinas.
Las propiedades anti-cáncer, antioxidantes y antimutagénicas son atribuidas a epigalocatequin-gallate, mayor polifenol presente en el té verde. Estudios en animales han demostrado las propiedades del té verde en la prevención del cáncer de pulmón, esófago, páncreas, hígado, mama y colon.
El investigador japonés Sadzuka en su publicación ´ Modulación de quimioterapia del cáncer con té verde´, anota las propiedades del té verde en la modulación y el aumento de la eficacia del tratamiento, cuando es utilizado en conjunto en la quimioterapia contra el cáncer.
Otros investigadores han demostrado las propiedades del té verde en la protección contra las bacterias que causan las caries dentales, acción antivirus, acción anti-úlceras en el estómago y promoción del crecimiento de la bacteria normal intestinal.
 
Té negro
El té negro es fermentado y tiene un sabor más robusto, mientras que el té verde es cocido al vapor antes de empacarlo, con un sabor y aroma moderado.
Los flavonoides (teaflavinas) presentes en el té negro, ayudan en la relajación de los vasos sanguíneos y previenen la oxidación de los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno), ejerciendo de esta manera, efectos protectores al sistema cardiovascular. También se anotan sus propiedades en la prevención de las caries dentales.
 
Té Oolong
El té Oolong, también es llamado ´té rojo´, porque toma un color rojo una vez que se prepara. Es menos fermentado que el té negro y ha sido estudiado por sus propiedades antioxidantes, efectos protectores en el sistema cardiovascular, en la prevención del cáncer y la obesidad. En Japón, se han realizado estudios en animales con el Oolong té y los resultados anotan beneficios en la prevención del daño celular y de los órganos que viene con la edad. Hay algunos datos publicados que sugieren que el Oolong aumenta el consumo de energía en el cuerpo, y por ende, el consumo de calorías. No es claro si es debido a los compuestos polifenólicos presentes en el té, o algún otro compuesto que promueve la oxidación del tejido graso y la pérdida de peso.

 

 
     
 
Por: http://www.solomujeres.com
http://www.solomujeres.com
 
   
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s